Sistemas Educativos

Chile: el sistema escolar más “pro-mercado” del mundo (Waissbluth, Mario). 1 de 2.

El texto que sigue a continuación es una traducción al castellano del artículo escrito por Mario Waissbluth (www.mariowaissbluth.com), profesor en la Universidad de Chile y presidente de la Fundación Educación 2020, una organización por la defensa de la integración y la igualdad en el sistema educativo chileno. El artículo del profesor Waissbluth resulta enormemente interesante porque describe claramente cuál es el punto de llegada del proyecto educativo neoliberal. Por desgracia, este modelo es ya una realidad plenamente asentada en Chile. Pero no sólo allí; ahora mismo dicho modelo está en fase de consolidación en grandes áreas metropolitanas de nuestro país tales como Valencia o Madrid, y amenaza con extenderse por todo el Estado. En definitiva, es un modelo a escala global: actualmente también en EEUU las fuerzas políticas conservadoras luchan por desmantelar la escuela pública e imponer dicho modelo bajo la etiqueta de las “charter schools”. A continuación el artículo del profesor Waissbluth:

Tras el golpe militar de Pinochet en 1973, Chile inició el experimento neoliberal más extremo del mundo. No es una exageración. El Tea Party palidecería de envidia. Diseñado por los discípulos chilenos de Milton Friedman, los llamados “Chicago Boys”, fue aplicado sistemáticamente (con la ayuda de las bayonetas) desde 1973 hasta su sustitución por una coalición de centro-izquierda en 1990.

Esta coalición básicamente continuó las políticas de extrema derecha -aunque con un mayor gasto social- debido a los (sagazmente diseñados) límites constitucionales, y a la cortés y discreta vigilancia del ejército ejercida desde sus cuarteles. Además, algunos políticos del centro-izquierda adquirieron un cierto gusto por los vinos del libre mercado desregulado. Desde las elecciones presidenciales de 2010, el mismo grupo de “Chicago Boys” ha ocupado el poder. No sus hijos; exactamente los mismos. Los jóvenes ayudantes de Pinochet son hoy miembros del Gobierno y senadores.

El principio básico del modelo en educación, salud, pensiones y cualquier cosa en general, es la subsidiariedad: mínimo papel del Estado, mínimas regulaciones, impuestos  bajos. Tú cuidas de tu familia y ya está. Si puedes pagar tu educación, salud o pensiones, lo haces. Si no puedes, no lo haces, y el Estado te proporciona protección y servicios baratos y de baja calidad.

Chile bate [incluso a] Estados Unidos en concentración de la riqueza. Considerando los beneficios del capital, el 1% más rico se lleva el 35% de la tarta, comparado con el 21% en EEUU, el 11% en Japón o el 9% en Suecia.

La matrícula en la escuela pública ha caído (y continúa cayendo) de un 80% en 1980 a un 37% hoy. Aparte del 7% de estudiantes en escuelas totalmente privadas, instituciones públicas y privadas compiten por la codiciada subvención per cápita.

Ahora, presten atención: dos tercios de las escuelas privadas subvencionadas (que constituyen el 56% del total de centros) son negocios, y pueden cobrar costes extra a los padres. Así, los más ricos mezclan a sus hijos con sus “iguales socioeconómicos”, la clase media con la clase media, y así hasta llegar a los más pobres que en su mayoría van a las escuelas públicas gratuitas. Subsidiariedad de libro. hasta ahora, cualquiera puede montar una escuela privada subvencionada en cualquier lugar, sin ningún tipo de requerimientos de calidad ni nada parecido.

La preparación del profesorado también ha sido totalmente desregulada. Hoy en día algunas universidades “venden grados universitarios” (por dinero) a estudiantes que no entienden lo que leen cuando entran en las Facultades de Educación, y generalmente no entienden lo que leen cuando consiguen su grado universitario. El examen y certificación nacional del profesorado es, por supuesto, voluntario. Libertad. Libertad. El mercado lo resolverá todo.

Por otro lado, el currículo obligatorio es extremadamente detallado. Así, los profesores en Chile tienen 1700 horas de clase al año frente a las 700 horas de media en los países de la OCDE. Y las pruebas de nivel [reválidas]…, Oh… [en EEUU] las envidiaríais. Testeo nacional estandarizado con consecuencias tales como cierre de escuelas (adivinen por qué) y pago de primas extra: es aplicado en los grados 2, 4, 6, 8, 10 y 11 [2º, 4º y 6º de Primaria, 2º ESO, 4º ESO y 1º Bach.). Más adelante, la admisión a la universidad está basada casi exclusivamente en los resultados de… un test nacional estandarizado. Enseñar para los tests provoca todo tipo de trampas en los tests, además de una selección académica para lograr los mejores resultados en los tests, la base real de la competición escolar.

Los estudiantes estallaron primero en 2006, y a continuación con más fuerza en 2011 y 2013. Cuestionan no sólo el modelo educativo, sino también la Constitución y el legado de Mr. Friedman en su totalidad.

[Original en inglés: http://t.co/hwiwUMQ8xT]

Anuncios

Cómo se están solucionando nuestros problemas educativos: Estafas contables.

Uno de los grandes problemas estructurales de nuestro sistema educativo es la escasísima proporción de titulados en enseñanzas post-obligatorias no universitarias. Sencillamente, apenas tenemos técnicos profesionales. Por el contrario, sí tenemos una enorme proporción de la población sin una formación específica de ningún tipo.

FUENTE: MECD. Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE 2012. Informe Español. Pág.6

FUENTE: MECD. Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE 2012. Informe Español. Pág.6

Basta un vistazo a los datos de otros países para entender el enorme problema estructural-educativo de nuestro país. En resumen, tenemos una población activa muy deficientemente preparada (casi un 50% cuenta tan sólo con estudios obligatorios). Sin duda, este problema estructural se encuentra en la base de muchos otros problemas coyunturales. No vamos a entrar en ello.

Pero, ¿cuál es la respuesta de las autoridades educativas ante la cuestión? Pues de momento, sencillamente la trampa contable. En el mismo informe donde aparece este gráfico nos encontramos con esto:

FUENTE: Id., pág. 8

FUENTE: Id., pág. 8

No hay que dejarse engañar por la traducción: según la catalogación internacional empleada por la OCDE, la “segunda etapa de Educación Secundaria” se corresponde con lo que nosotros conocemos como educación secundaria post-obligatoria, es decir, Bachillerato y ciclos formativos (Upper Secondary Education – ISCED3).

Pues bien, nuestros políticos, con toda la cara dura del mundo, han inflado la cifra de graduados españoles en ISCED3 por la sencilla vía de incluir en este grupo… ¡los PCPI’s! Como todos sabemos, los Programas de Cualificación Profesional Inicial son de un nivel académico tan bajo que a duras penas pueden homologarse con el graduado en ESO.

Así, por la vía de incluir los PCPI’s en el cajón contable de la Educación Secundaria post-obligatoria, al mismo nivel que por ejemplo un Bachillerato, nuestros políticos logran su objetivo: escamotear las deficiencias de nuestro desastroso sistema educativo en las estadísticas internacionales.